Gabriel Romero conoció el mundo del Bonsai por casualidad.
Cayó en sus manos un libro de jardinería cuando contaba con 17 años de edad, y desde entonces el Bonsai siempre ha estado presente en su vida. Se apuntó rápidamente como alumno en una de las primeras escuelas de bonsai de España, en la que pudo iniciar su carrera como profesional, adquiriendo una gran experiencia y conocimientos debido a su creciente interés en el tema. Tras casi quince años de trabajo en la misma, en el año 2003, le llegó el momento de embarcarse por su cuenta. Todos los que tenemos la suerte de conocerlo sabemos que su éxito está asegurado. Su gran humildad y su modestia lo caracterizan, (de hecho si escribo yo estas líneas es porque él es incapaz de hablar de sí mismo), siendo sus manos de artista las que expresan su gran talento cuando trabaja un Bonsai.
39dd9a51a5928cb057a1fe8b211a09b6